Repujado en Aluminio

Breve historia del repujado

• Técnica muy antigua, proviene de Europa y se deriva de los Iconos, que son imágenes sagradas.
• El nombre de repujado se deriva de la palabra francesa “repulsare” que significa hacia fuera o labrar figuras o adornos de relieve en metal.
• Técnica sencilla, se debe trabaja cuidadosamente.

A continuación pasaremos a conocer los materiales.
Las herramientas

Difuminos: Para dar volumen al diseño por el revés del estaño, hay dos tipos uno es un lápiz con punta de plástico (que en un principio no aconsejo) y otros de papel prensando de distintos tamaños, este último es el que yo utilizo, resulta más suave y no araña el estaño. Aparte yo me fabrico uno casero, se necesita un portaminas normal y con las puntas de los rotuladores que están ya gastados, las saco y las meto en alcohol para que suelten los restos de tinta, después las dejo secar en servilletas de papel y ya están listas para usar.

Buriles: Son unas herramientas de punta metálica que terminan en una bola. Sirven para repujar (por el revés), marcar y asentar el trabajo. También hay diferentes tamaños, los que más utilizo son los finos nº 3 ó 4 (son más cómodos y se trabaja con más precisión) los más gruesos los uso para cosas más especificas (nervios).

Cortador: es igual que el buril pero terminando en una punta muy afilada, también hay distintos tamaños que se utilizarán dependiendo del trabajo que estemos realizando, a motivo más pequeño, cortador más pequeño (Trabaje pero seguro).

Comenzar un trabajo:

Antes de comenzar el repujado, debemos hacer en papel vegetal el diseño del motivo a repujar (un truco es el de que cuando sea posible nos fotocopien directamente el motivo en el papel vegetal y nos ahorramos el calcar) . A continuación colocamos el papel con el diseño encima de la lamina de estaño(por el derecho) lo fijamos con papel celofán para que no se nos mueva y una vez hecho esto empezamos a repasar el dibujo en el metal con un buril de punta fina(procurando repasar sin ejercer mucha presión, simplemente queremos que se marque, no que se hunda la lamina de estaño).
El lugar donde estemos trabajando debe ser una superficie dura.

En que consiste el repujado:

El repujado consiste en dar volumen a un determinado diseño. Existen diferentes tipos de repujados dependiendo del resultado final que queramos obtener. Continuando con la anterior explicación y una vez que hemos pasado nuestro diseño al estaño se comenzará a repujarlo por zonas, para ello:

1º ya sin el papel vegetal (por el lado derecho) y colocando la lamina de estaño sobre hojas de periódico (2 como máximo) con objeto de que la superficie no sea tan rígida, volvemos a repasar el diseño del dibujo con el buril de punta fina (aquí ya podemos ejercer un poco mas presión al repasar).

2º Cuando tenemos el dibujo repasado , damos la vuelta a la lámina (por el revés) y sobre el papel periódico, repasamos el trazado del dibujo por el interior de este, utilizando el buril de punta fina ( un ejemplo seria un pétalo de una flor en el primer paso repasaríamos el contorno exterior y en este 2ª paso sería el borde interior del pétalo).

3º De nuevo se da la vuelta a la lámina de estaño colocándola del derecho y sin el papel de periódico, volvemos a la superficie dura, asentamos el relieve del dibujo con el difumino (finito)y después con el buril (volviendo al ejemplo del pétalo: repasaríamos con el difumino el contorno exterior de nuestro pétalo y después lo volveríamos a repasar con el buril).

Para cualquier trabajo que hagamos de repujado lo más conveniente es comenzar a trabajar desde el centro de la lámina de estaño hacia los lados, ya que el estaño es muy maleable y tiende a dilatarse un poco. El 2º y el tercer paso no es necesario hacerlo de una sola vez a todo el dibujo, se puede y se debe trabajar por zonas e ir levantando el diseño poco a poco. La mejor forma de empezar a practicar es la de elegir diseños muy sencillos, hasta que vayamos cogiendo algo de práctica.
 
Repujado De Efecto Redondeado

Como ya expliqué , el revés de la lámina se utiliza para dar los volúmenes a nuestro trabajo (dadas las características de este metal, nos permitirá de una forma razonable, darle el volumen que deseemos), para que el perfil de nuestra lamina tenga un efecto redondeado tendremos que poner la base sobre la que está nuestro trabajo más mullida y que nuestra lámina ceda más (por ejemplo: en lugar de 2 hojas de periódico, pues 4, eso ya es cuestión de que cada uno le coja el aire de lo que mejor le resulta).  

Repujado De Efecto Plano
Al contrario que el anterior sistema, este lo utilizaremos cuando queramos que el diseño no sobresalga mucho y el efecto que tiene una vez terminado, es un perfil plano. La forma de trabajar el estaño en este caso es prácticamente la misma que el repujado normal (con perfil redondeado y más abultado) pero la diferencia está en que a la hora de dar el volumen (por el revés de la lámina) se realiza sobre una superficie dura (con lo cual fuera unas cuantas hojas de periódico), lo que hace que se aplasten los motivos.  

Repujado Directo

Se utiliza cuando ya los volúmenes son tan exagerados que serian imposible conseguirlos aun en superficie mullida (normalmente se tratan de trabajos que los hacemos en varias partes y después unimos posteriormente), en este caso a mi me enseñaron a sujetar la pieza a repujar y con la palma de la mano en hueco comenzamos a darle volumen con el difumino de papel prensado.  

Grabado En Estaño
En este sistema trabajaremos la lámina del estaño (por el derecho), sobre superficie dura, el trazo debe ser muy firme, para que quede bien marcado el motivo y no lleva ningún tipo de volumen.